Emociones básicas y complejas

Tanto en la filosofía como en la psicología encontramos un lugar común para dividir las emociones en dos grupos: emociones básicas y complejas.

Las emociones complejas, como el dolor, el arrepentimiento y los celos, tienen apariencias y composiciones muy variables.

Las emociones básicas, que incluyen tristeza, ira, miedo, disgusto, desprecio, alegría y sorpresa, se llaman así porque están asociadas con expresiones faciales universalmente reconocibles. En el desprecio/asco, por ejemplo, vemos el labio superior levantado, el puente nasal arrugado y las mejillas alzadas.

Aunque las emociones básicas a veces se acompañan de expresiones faciales únicas y respuestas de comportamiento particulares, no hay una correspondencia entre las emociones y la manera en cómo aparecen; tomemos las expresiones faciales universalmente reconocibles: los actores muy talentosos pueden imitar estas expresiones faciales sin presentar la emoción asociada.

Emociones básicas y complejas 2

A la inversa, la mayoría de nosotros somos expertos en suprimir las expresiones faciales que acompañan a las emociones. Es posible que nos sintamos realmente tristes, pero sonriamos mucho antes de ingresar a nuestro lugar de trabajo, engañando así a nuestros compañeros para que piensen que estamos contentos.

Incluso cuando nuestras expresiones emocionales reflejan nuestra vida mental interna, no necesariamente tienen que ser reconocibles universalmente. Esto se debe a que las emociones básicas pueden desencadenar muchas otras expresiones además de las expresiones faciales únicas, las respuestas fisiológicas y las tendencias de comportamiento. Ejemplos:

 

  1. Una tristeza intensa puede dar lugar a una expresión facial casi indistinguible de la ira.
  2. La tristeza leve puede no pasar desapercibida.
  3. Cuando varias emociones están simultáneamente presentes, una de las emociones puede dominar y ser la que aparezca en el rostro.
  4. Cuando las emociones duran por mucho tiempo, entran y salen de nuestro consciente. Es decir, cuando no somos conscientes de ellas, es mucho más difícil detectarlas.

 

Las emociones básicas probablemente han hecho contribuciones significativas a nuestra supervivencia desde el comienzo de la historia humana. Cuando se entiende en este sentido, “básico”, como ocurre en “emoción básica”, simplemente significa primordial (evolutivamente básico).

Pero si una emoción es verdaderamente básica, ¿cómo podría tener más componentes básicos? Bueno, podemos dividir la sorpresa en dos respuestas: una es un sentido positivo (de interés y maravilla), y la otra es un sentimiento negativo (de pánico). Pero, ¿Por qué mencionar a la sorpresa como “básica” cuando está compuesta de otras emociones?Emociones básicas y complejas 3

La razón de esto es que “básico” no significa “carente de componentes”.

 

De hecho, las emociones complejas varían mucho en la manera en la que se presentan en diferentes personas, situaciones y culturas. Aunque el dolor del duelo a menudo se toma como una mezcla de sorpresa, negación, tristeza y enojo, el mismo dolor puede ser completamente diferente en algunas otras personas y/o culturas. Por ejemplo, algunas personas sufren una pérdida sin nunca mostrar ira. Otros se afligen mientras están completamente furiosos.

A menudo se dice que el dolor del duelo está compuesto de sorpresa, negación, negociación, miedo, ira, tristeza y aceptación, pero estos componentes no suelen estar presentes todos al mismo tiempo durante un episodio de aflicción, pero tienden a ocurrir de forma secuencial y no necesariamente en el orden en que se mencionan.

Aunque el dolor de una perdida puede presentarse secuencialmente, también puede manifestarse de muchas otras maneras. Si se esperaba la pérdida, la sorpresa puede no ser un componente. Si está sufriendo la muerte de un ser querido, es posible que la pena no implique negociación.

Si, por el contrario, se está sufriendo una ruptura, se pueden pasar por largos períodos de negación acerca de que la ruptura es realmente una ruptura y negociar ferozmente con la ex pareja.

La pena también puede implicar alteraciones en el estado de ánimo, incluidos sentimientos de depresión, desesperación, melancolía, irritabilidad o ansiedad, así como cambios temporales en las características manifiestas de la personalidad, por ejemplo, el cambio hacia el aislamiento, la inseguridad, la emocionalidad y los estados de atención.

Entonces, es probable que debido a que las emociones complejas puedan ser una mezcla de diferentes estados mentales en diferentes personas, situaciones y culturas, no den lugar a una expresión facial que sea reconocida universalmente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s