Salud Mental Prenatal y Postnatal

Si bien, para muchas mujeres el embarazo puede ser un momento único ya que solo ellas pueden experimentar, a veces pueden llegar a tener complicaciones en la salud mental, por lo cual en el siguiente articulo se explica como esto puede afectar.

Salud Mental Prenatal y Postnatal

Datos preliminares

  • La ansiedad y la depresión son complicaciones comunes durante el embarazo y el período posparto.
  • No solo tienen un impacto significativo en el bienestar materno sino también puede conducir a complicaciones obstétricas, fetales e infantiles adversas.

Factores de riesgo para la depresión postnatal

  • Historial de depresión o ansiedad.
  • Depresión y ansiedad durante el embarazo.
  • Eventos de la vida que puedan haber desencadenado depresión o ansiedad en el pasado.
  • Falta de apoyo a la madre durante el periodo de gestación.
  • Relación difícil con la pareja.

Depresión

La depresión posnatal es la complicación médica más común del parto y afecta alrededor del 13% de los partos. Se informan tasas más altas en áreas con adversidad social y privación de servicios médicos de calidad.

La depresión no tratada puede durar de algunas semanas a algunos meses, pero alrededor del 10% de los casos durará hasta el segundo año después del parto.

Con frecuencia, se ha pensado que el embarazo es un momento de bienestar emocional, pero la depresión es tan común durante el embarazo como después del parto. Hasta un tercio de los episodios depresivos posnatales tienen inicio durante el embarazo. Entre el tres y el cinco por ciento de las mujeres experimentarán una depresión lo suficientemente grave como para requerir derivación a cuidados secundarios de salud mental, y 1 de cada 500 sufrirá una psicosis puerperal.

Dos tercios de las psicosis puerperales son depresiones psicóticas y un tercio son episodios maníacos. Los episodios maníacos tienden a aparecer más rápidamente que la depresión, pero los episodios depresivos más graves también pueden desarrollarse rápidamente.

Ansiedad

Comúnmente se le ha prestado menos atención a los trastornos de ansiedad en el período perinatal, pero son tan comunes como la depresión y la comorbilidad con la depresión no es inusual. El trastorno de ansiedad generalizada, el trastorno de pánico y los trastornos fóbicos ocurren durante el embarazo y el posparto, y algunas mujeres que sufren de depresión experimentarán síntomas de ansiedad como ataques de pánico, pensamientos obsesivos intrusivos o compulsiones durante un episodio depresivo.

La ansiedad severa durante el embarazo a menudo se centra en el miedo al aborto espontáneo o al nacimiento de un bebé muerto (particularmente si hay un historial de aborto) y anormalidad fetal. Después del parto, los temores de una muerte súbita o de ser criticadas como madre son comunes.

Los síntomas obsesivos a menudo se centran en la limpieza o el lavado de manos y el temor de que el bebé se infecte con algo. A veces, puede producirse una verificación compulsiva del bebé para asegurarse de que él o ella aún respira. Algunas mujeres experimentan angustiosos pensamientos obsesivos intrusivos de que su bebé podría sufrir algún daño. Esto puede ser malinterpretado como intención de dañar; una evaluación clínica cuidadosa es esencial para asegurarse de que la madre no va a llevar a cabo actos de daño en contra de su hijo.

Los síntomas de estrés postraumático y el trastorno de estrés postraumático (TEPT) pueden ocurrir después de partos traumáticos.Salud Mental Prenatal y Postnatal 2

Las mujeres con antecedentes de traumas sexuales y/o problemas de salud mental corren un mayor riesgo; lo anterior puede agravarse si no perciben un apoyo medico adecuado o si tienen problemas de pareja, si experimentan dolor, si existe una creencia de que van a perder el control o si tienen sensación de impotencia. Es necesario saber que la manera de llevar a cabo las intervenciones médicas también es importante ya que se puede generar miedo al parto (tokofobia), y algunas mujeres evitarán o interrumpirán el embarazo de un bebé muy deseado o, como resultado, podrán exigir una cesárea para no experimentar el parto natural.

La ansiedad fóbica también puede requerir evaluación e intervención si puede tener un impacto en la atención durante el embarazo y el parto. Es sumamente necesario tratar especialmente las fobias con agujas y sangre a través de desensibilización sistemática, y si dichas fobias se identifican en la atención prenatal, la derivación inmediata al servicio de salud mental es esencial para que el tratamiento pueda comenzar lo antes posible y no tener complicaciones mayores durante el parto.

La depresión y la ansiedad durante el embarazo y después del parto se han asociado con problemas cognitivos, emocionales y de conducta en el niño que persisten a lo largo de sus años escolares.

Los niños parecen ser más vulnerables a estos efectos, y después del parto se cree que están mediados a través de la interacción perturbada entre madre e hijo. También existe una asociación con el síndrome de muerte súbita del lactante, aunque se desconoce el mecanismo de lo anterior.

Identificación de casos y evaluación

Muchas mujeres que se deprimen durante el embarazo o después del parto buscarán ayuda, pero no todas lo hacen. Algunas mujeres pueden no reconocerse a sí mismas como deprimidas o tener un problema.

Otros pueden sentirse avergonzadas, estigmatizadas o temerosas de que sus servicios sociales les puedan quitar a sus hijos. Por lo tanto, la identificación de casos para la depresión durante el embarazo y después del parto se recomienda en varias guías, incluida la de NICE.

Muchas mujeres embarazadas o en posparto también experimentan una serie de síntomas similares a los de la depresión, particularmente trastornos del sueño, del apetito además de ver comprometidos sus niveles de energía, sin tener necesariamente depresión.

También es posible que algunas mujeres esperen que las cosas mejoren pero que no lo hagan, y que lo que una mujer piense que sea normal para una nueva madre podría convertirse en una enfermedad depresiva.

Actualmente, existen varias escalas de evaluación que se encuentran disponibles y están para su uso en la detección de casos de depresión en mujeres posparto. La Escala de Depresión Postnatal de Edimburgo (EPDS), que se ha traducido a más de 60 idiomas diferentes es una de ellas, también contamos con las Preguntas Whooley, el PHQ-9 y la Escala de Depresión y Ansiedad Hospitalaria además de la Escala de Detección de Depresión Postparto.

En todos los cuidados prenatales, además de preguntar sobre la depresión actual, a las mujeres se les debe preguntar sobre cualquier historia de enfermedad mental grave, psicosis puerperal, cualquier ingreso psiquiátrico/psicológico o tratamiento por parte de los servicios de salud mental. El estado de ánimo debe ser controlado por parteras durante el embarazo junto con el bienestar físico materno y fetal.

La mayoría de las guías de cuidados médicos, psicológicos y psiquiátricos, se procura la búsqueda de casos de depresión en dos ocasiones diferentes después del parto. El primero se recomienda junto con el chequeo postnatal de las primeras 6 semanas y puede ser realizado por un psicólogo o por personal de los servicios obstétricos.

Dado que algunos episodios depresivos comienzan más tarde, se recomienda la búsqueda de casos por segunda vez a los 3-4 meses después del parto, pero es más difícil de completar ya que es probable que las mujeres tengan un contacto reducido con el personal de la salud.

Salud Mental Prenatal y Postnatal 3Las consultas frecuentes sobre el bebé (con el pediatra) pueden indicar ansiedad o depresión subyacente en la madre, y el médico debe de percatarse de esto.

Los trastornos depresivos muy graves y particularmente la depresión psicótica pueden aparecer rápidamente después del parto, especialmente si existe un historial de trastorno del estado de ánimo severo.

Los primeros síntomas pueden ser bastante inespecíficos, por ejemplo, insomnio, agitación e irritabilidad o exceso de ansiedad, y puede descartarse fácilmente; pero la mujer puede desarrollar síntomas depresivos profundos con pensamientos de autolesión o síntomas psicóticos.
Por lo tanto, en una mujer con antecedentes de depresión posnatal, estos síntomas no deben descartarse y el médico de cabecera, así como el personal de salud mental deben vigilarla de cerca.

Suicidio y evaluación de riesgos

También se debe preguntar a cualquier mujer con síntomas depresivos sobre los pensamientos de hacerse daño a sí misma o a los demás, y una respuesta positiva a esto requiere más exploración por parte del servicio médico. Es necesario establecer si ella ha pensado en métodos o ha hecho planes, también es necesario tener en cuenta que la mujer se puede resistir a los pensamientos suicidad y lo que está impidiendo que los lleve a cabo.

Una mujer que tiene marcadas ideas suicidas o no puede resistir los pensamientos de dañar a otra persona, incluido su bebé, requiere una evaluación psicológica y psiquiátrica urgente. Las mujeres en etapa de posparto tienden a usar métodos violentos para hacerse daño, como saltar de altos edificios, lanzarse a las vías del tren, ahorcarse o prenderse fuego, a diferencia de las mujeres de la población en general, y por lo tanto es más probable que tengan éxito.

También es importante recordar que las mujeres posparto corren un mayor riesgo de sufrir algunas afecciones médicas graves. Las mujeres han muerto porque un historial de trastorno mental significaba que los síntomas de los trastornos médicos se atribuían a su ansiedad o depresión y se los trataba de manera inapropiada.

Intervenciones

Las mujeres con trastornos leves pueden beneficiarse de la autoayuda guiada o con una introducción a los grupos de apoyo locales, o soporte telefónico o en línea. Los visitantes de la salud capacitados en consejería no directiva o habilidades cognitivo-conductuales pueden apoyar eficazmente a las mujeres con depresión leve a moderada.

Las personas con depresión moderadamente grave pueden beneficiarse de las terapias psicológicas, como la terapia cognitivo-conductual o la terapia interpersonal. Esto puede ser entregado en forma individual o grupal, y el acceso a tales terapias deben considerarse como prioritarios.

En mujeres con depresión y/o ansiedad moderada a grave, están indicados los antidepresivos. El médico especialista necesita sugerir con sensibilidad la necesidad de utilizar antidepresivos y explorar los puntos de vista de la mujer sobre la medicación. Las mujeres pueden ser reacias a considerar los medicamentos, especialmente si están amamantando, y necesitan la seguridad de que los antidepresivos son seguros al amamantar.Salud Mental Prenatal y Postnatal 4

Algunas mujeres miran varias fuentes de Internet poco confiables y dicen que no tomarían antidepresivos durante el embarazo o la lactancia porque podrían lastimar a su bebé.

Los profesionales de la salud que asesoran a las mujeres que necesitan medicamentos durante el embarazo o la lactancia deben conocer los recursos disponibles para ayudar a proporcionar información precisa basada en la evidencia para que puedan asesorar a las mujeres de manera adecuada.

Las mujeres que sufren de depresión severa que son suicidad en potencia y/o tienen síntomas psicóticos como delirios y alucinaciones es probable que requieran atención hospitalaria. Aquellas con tales problemas que están en el último mes de embarazo o posparto deben ser admitidas en una unidad especializada de madre y bebé (con su bebé si es postparto).

En resumen, la depresión y la ansiedad que ocurren durante el embarazo o después del parto no solo causan angustia a la mujer afectada, sino que también pueden tener un impacto adverso en el embarazo y el bebé.
Por lo tanto, es importante que tales mujeres sean identificadas y evaluadas en su totalidad, y que se ofrezca un tratamiento apropiado y efectivo según la gravedad del trastorno.
Los profesionales en contacto con mujeres embarazadas o en posparto deben estar familiarizados con las vías y servicios de atención locales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s